Las partículas en suspensión, que pueden ser generadas por la incineración, son importantes productores de enfermedades